27/5/09

Lance Hebdomadario XX - ESCRIBIENDO PARA VARIAR, por Niko Gadda Thompson

“Preparate para todo y después sorprendete de lo que sea. Y nunca rechaces una invitación a un viaje inesperado; son clases de baile de dios.”
(Simón Ingouville)

Ya llegó el número XX, locooo!!!
Pensábamos que no llegaríamos nunca, pero aquí está. Eso es lo que pasa con los bloqueos creativos. Son como la resaca: duelen un huevo y uno cree que nunca se van a terminar. Pero la frustración artística ya es cosa del pasado –al menos por el momento- y aquí los tienen a Los Tres Bufones vivitos y culeando más pispiretos que nunca.
¡Adelante, mes amis!
Tomen asiento, préndase un churrito –o lo que sea que los ponga de buen mood- y a gozar con esta nueva edición del Lance Hebdomadario.


Playing for change

Este es un mail que mi tío Pepe mandó el otro día a algunos de sus amigos como respuesta a una de sus más grandes preguntas personales. Inspirado en un maravilloso proyecto musical llamado “Playing for change” en el que colaboraron artistas de todo el mundo, Pepe nos dice lo siguiente:

Muchas veces me he preguntado por qué soy músico y a través de los años encontré un par de razones que en estos videos que les mando veo claramente reflejadas.
La más importante ha sido que en medio de tantas catástrofes que suceden en el mundo con los niños -maltratados, esclavizados, muriendo en la miseria, peleando en guerras, violados, olvidados, enfermos, abandonados- de las cuales parecemos incapaces de evolucionar, he visto que sólo con la música -cantando, bailando, escuchando, tocando- esos mismos niños mostraban una sonrisa y felicidad (pasajera la mayoría de las veces, o única) tan abiertas, tan amplias, que me ruborizan, y solo por eso me valió la pena ser músico en mi vida.La otra razón es que gracias a la música he podido comulgar, comunicarme, expresarme, emocionarme, compartir, aprender, ser más libre y humilde, y muchos etcéteras, compartiendo música con gente de muchas culturas del mundo y sentir que son mis hermanos, emocionarnos, conmocionarnos juntos, sin necesidad de hablar ni explicar.Y lo que tengo claro es que nunca fui músico para ganar dinero, aunque bien me vendría trabajar más para estar más fuerte. Un abrazo y gracias por permitirme ser músico.
Paz para todos y felicidad compartida, Pepe

En abril del 2008, Mark Johnson y Jonathan Walls estrenaron en el Festival de Tribeca este nuevo documental titulado “Playing for Change: Peace Through Music” un movimiento multimedia creado para inspirar, conectar y conseguir un poco de paz a través de la música. Aquí les dejo una de las tantas perlas de tan hermoso trabajo. Disfruten de:

http://www.youtube.com/watch?v=fgWFxFg7-GU

Un poco acerca de Pepe
Mi tío vive en Tenerife (Islas Canarias, España), es un músico de la puta madre y un legendario surfista que aún hoy –con sus casi seis décadas encima- le saca chispas al oleaje. Si quieren ver algo de lo que hace con su exquisito talento, pueden empezar por acá:

http://www.myspace.com/pepecamposmargrande


Molesta es la sensación de saberse muriendo. Si la cosa es rápida o dura toda una vida, da lo mismo; la situación resulta igualmente trágica. La razón de esto reside a la vera de nuestras más autóctonas creencias. Oculto pero confiado, se agazapa el convencimiento de que nada hay más allá de esta estúpida existencia.
(Vincent Von Streitsen, otoño de 1959)


Reply
Por Mitzuca Chinycó (en algún momento entre el 01 y el 02)

Antes que nada, déjame decirte una cosa: Si tu alma está negra, mi querido amigo, es porque ella misma ha sido tu negro verdugo. Eres víctima de ti mismo. Nada más. Todos los grandes lo son.
Y te voy a ser sincero: creo saber a que te refieres con lo del “infantil llamado de antaño”; no hace falta aclaración al respecto. Lo que sí me pregunto es cuáles de todas ellas son las que te han sido respuestas, y más aún, cuáles son las que nunca siquiera te fueron formuladas.
Siento que me has sobreestimado, y me avergüenzo por ello; no cubrí tus expectativas. Has logrado intrigarme realmente, pero no me atrevería a jurar más sobre el asunto. Y tal vez sea un cobarde, pero le echo la culpa al tiempo y la distancia (al final todo es una cuestión de tiempo y distancia, ¿no es así?). Es aquí donde me doy cuenta que hemos creado un nuevo arte tú y yo: el arte de escucharnos. Y es extraño este arte, extraño y maravilloso. Y lo extraño. Me es imprescindible.
En fin, aquí estamos; viviendo en el todo, siguiendo este gran viaje hacia la nada. Y los monstruos siguen asechando.
¿Qué se hace? “Mas sea verdad o sueño, obrar bien es lo que importa. Si es verdad, por serlo; si no, para hacer amigos…”

Ánimo, colega, tal vez mañana despertemos.



SIN SEGURO
Por Vincent Von Streitsen

El fundamentalismo es una dictadura de la mente, mientras que una cultura viva es una exploración y representa nuestra interminable curiosidad sobre nuestra propia extrañeza: la sabiduría es más importante que la doctrina; la duda es más importante que la certeza. El fundamentalismo implica la falla de nuestro más significativo atributo, nuestra imaginación. (Hanif Kureishi)

Compadezco la seguridad. La seguridad extrema, fundamentalista. La seguridad de creer saber lo que por definición nunca podrá asegurarse. La seguridad del que juzga gratuita y definitivamente sobre los misterios más ocultos del universo como si la simple repetición –creyéndola sagrada - bastara para justificar nuestro prefabricado convencimiento.
Todos podemos opinar, eso está muy bien, pero no podemos asegurar nada en base a esa conclusión que rehuye de las contradicciones y confunde los desafíos de la trascendencia personal con las comodidades de la sugestión impuesta, en el fondo por uno mismo.
Las fronteras de la certeza se impermeabilizan para satisfacer una necesidad que nos parece vital: la tranquilidad que nos significa sentirnos seguros, protegidos de la perplejidad, la muerte y el vacío. Pero tarde o temprano debemos afrontarlo: la seguridad no radica tanto en la aceptación de las cosas como en su comprensión.Y la verdadera comprensión involucra la duda. Pues el hombre podrá aprender del mundo, pero jamás lo aprehenderá del todo. No existe lugar para la totalidad. Somos parciales por naturaleza. Solo sabemos qué poco sabemos, si al menos eso nos dice algo.
Y es por ello que compadezco a los que se dicen súbditos de su seguridad. El engaño y la negación siempre estarán rondando sus vidas, taponando, obstruyendo, reprimiendo lo que no quisieron comprender y que ahora está crecido, se ha puesto enorme y es algo monstruoso.

Mejor nos vale tomar, cada día, pequeñas dosis del amargo veneno, que acabar temblando, moribundos, en algún rincón del sendero, con la mirada perdida en el suelo y el terror como la última verdad.


Oda al enemigo, por Margarita Pinto

Qué dulce es el perfume de tu llanto
Qué frescura se respira en tu dolor
Tus lágrimas me inundan de alegría
Tus penas alivian mi prisión

Soy tu más dulce pesadilla
Tierno ser plagado de crueldad
Mi descanso es tu tormento
Tu muerte mi felicidad



Carta de amor a una psicoanalista, por Mitzuca Chinycó

No sabes lo difícil que se me hace escribir estas líneas, morena de mis sueños. Contigo como su destinataria, me siento cual si fuera la mismísima lupa del gran Sigmund la que está sobre mis espaldas. Cualquier cosa que diga se puede interpretar a mi favor, ¡pero sobre todo se puede volver en mi contra! ¿Y sabes qué? Toda mi conciencia se acelera ante semejante tarea; me siento tan conmocionado como en la antesala de una difícil carrera. ¿Te estarías refiriendo a este tipo de sensación cuando me dijiste que yo te “intimidaba”? En todo caso, morena de mis sueños, tú consigues ponerme en ascuas.

¡Por el amor de Jung! ¡Qué pasa conmigo! El sujeto enamorado flaquea ante el sujeto amado y comete errores por miedo a cometerlos… ¿Acaso por debajo de mis manifestaciones cotidianas existe una conducta reprimida cuyo motor inconsciente estaría orientando una irrefrenable compulsión hacia ciertos equívocos? ¿Será que lo mío es patológico o no soy más que otra víctima del estancamiento psíquico en la negación de que “el sujeto amado no es un sujeto posible de la realidad”?

¿Eres un sujeto imposible, morena de mis sueños? Tú que te condensas y te desplazas a gusto y piacere por los pasillos de mi subconsciente como la madre de todos los imagos asociada por mi aparato psíquico. Tú que devoras sutilmente el contenido latente de mi frondosa libido cual diosa tanática de la voluptuosidad.

Si esta incertidumbre intolerable es la única respuesta posible al intento por aprehenderte, mi dulce desconocida, que estas presente y ausente al mismo tiempo, que prometes y decepcionas, que seduces y rechazas, que exaltas la fantasía y luego te alejas, pues entonces no soy más que un previsible patrón de conducta lacaniano, otro estúpido más infectado de irracionalidad química en busca de una vana redención. Las causas y las consecuencias se confunden y condensan en una abigarrada pelota de disparadores asociativos.

Si tus propios condicionamientos -al menos la que tú crees tener- te impiden enfrentar ese gran temor a la soledad y por eso tan sólo toleras las relaciones parciales pero seguras y carentes de verdadero afecto, aquellas en donde existe un marcado control de uno sobre el otro y en las cuales está comprobada la imposibilidad del abandono, mis sentimientos hacía ti desembocarán en un terrible y fútil tormento.

Tus relaciones son superficiales y de carácter transitorio. Yo soy un neurótico sin remedio que se enamora de todas y sobre todo tiene dudas. Tú te aburres muy pronto y vives con el miedo de “lastimar” al otro. Mi ego es tan grande que no soporta la idea de que me puedas rechazar.

Si estás contenida allí donde estás, y yo no marco ninguna diferencia, no caben dudas: lo nuestro ha terminado.

Esta carta se la robamos el otro día a Mitzuca de su “Cajita de papeles prohibidos”. Como pueden comprobar, el japonés tuvo sus pasiones. Al parecer fue escrita en Londres y está fechada el 13 de marzo de 1963, pero nunca fue enviada… Debe sentir mucha intimidad por este pedazo de papel. ¡La bronca que nos va a echar cuando la vea publicada! Todo sea por nuestro público.

En fin, aquí termina este Lance número 20/XX/veinte. Esperamos que lo hayan disfrutado y relean los anteriores o algo, porque no sé cuándo volveremos a lanzar.

Salud y mucho amor, Niko

No hay comentarios: