26/9/08

Lance Hebdomadario XV - AFORISMOS II, por Niko Gadda Thompson

Arrancamos este decimoquinto lance -¡mierda que se van acumulando!- con la segunda entrega de mis propios aforismos, es decir, con aquellas conclusiones pretenciosas y voluptuosas de las que seguro me tendré que hacer cargo alguna vez. Después de todo, son mis hijas. Y como ya lo dijo el augusto padre de aquellas tres campesinas pispiretas que no dejaban vaqueano en pie: “¡Qué le vamo a ser! Son familia y familia les daré.”

Los dejo entonces con esta segunda, y por ahora última, selección de pequeñas y agraciadas siluetas literarias. Nos vemos del otro lado:

· En la siguiente oración voy a decirte lo muy idiota e insignificante que eres, así que te recomiendo que no la leas... ¡Ay, señor! Idiota, insignificante y encima masoquista.

· Cuando tenía 20 decían que era muy maduro. Ahora que tengo 30 me dicen que soy un pendejo. Hace 10 años que tengo 25.

· Si hay algo que me monta en cólera es aquella facilidad con la que algunos suelen sacar conclusiones generalizadas. ¡Qué digo “algunos”! Lo más grave de este asunto es que todo el mundo lo hace.

· Sentir la obligación de hacer algo me impide disfrutar haciéndolo.

· No hay mejor amor que aquel que no se ha vivido.

· En el arte, el producto del espectador es la interpretación de una interpretación. La realidad, como verán, es lo de menos.

· Una cosa es que tú hagas lo que todos compran, y otra muy distinta es que todos compren lo que solo tú haces.

· Humanos. Víctimas del destino, verdugos de la historia. Sencillas criaturas de paso por la eternidad.

· Las personas piensan en las personas; el problema es que cada persona piensa en una persona distinta.

· Todos podemos llegar a ser grandes. El principal error consiste en creer que ya los somos.

· La armonía es aquel punto en donde las causas y las consecuencias se confunden. El caos también.

· La verdad no está en la constancia sino en aquellas cosas que la constancia mueve. La verdad no está en el dogma sino en aquellas debilidades que lo sacuden. La verdad no está en las respuestas sino sencillamente en las preguntas. La vedad no está en los límites de ningún sistema preestablecido sino en la búsqueda del estilo propio. La verdad está en aquel que ha logrado prescindir de ella.

· Saber que no se puede crear un mundo perfecto, no significa creer que no se pueda lograr uno mejor.

· No se trata de un escepticismo orgulloso y gratuito. ¡Ojalá pudiera estar yo seguro de las cosas! Todo sería mucho más fácil. Pero no es así. La duda, eternamente risueña, es mi más fiel e indeseada compañera. Es por eso que mi vida se basa en una escalonada toma de decisiones espontáneas. Soy el resultado de una constante improvisación.

· Desconfío de aquellos que me dan la razón; señal de que he hablado demasiado y ya han dejado de escucharme.


El mundo está de la corneta

¡Aquí les caemos con una nueva edición de esta legendaria sección que habíamos abandonado a la suerte del señor!
En esta oportunidad, el protagonista de nuestra historia será un adorable primate inferior que cierto día se levantó con resaca y, harto de su monótona existencia, se dijo a sí mismo: “¡Se va todo a la mierda! ¡Me la juego completa, carajo! ¡Ya no le tendré miedo a nada ni a nadie!”

Y vaya si cumplió su designio a rajatabla.

Esto es lo que se llama estar de la corneta versión “reino animal”, señores. Con ustedes, Billy Pelliscos, el mono suicida:

http://www.youtube.com/watch?v=a7xUh8jOI8M&feature=related


Hace unos meses me pasó algo que está para enmarcarlo, la verdad. Cuando me siento un pelotudo, me refugio en dos o tres sucesos que he tenido en la vida que me ayudan a soportar cualquier mal trago. Una de esos sucesos es este que al cual me refiero ahora.
Se trata del intercambio epistolar que mantuve con un tal Juanjo, un gallego –abogado y escritor- que conocí en mis épocas “londinenses” cuando vivía y trabajaba en el Millenium Hostel, un enorme albergue estudiantil (cuatro pisos y cuatrocientas camas) ubicado –literalmente- dentro del cementerio de Kenzall Green, en la zona 3 (al noroeste) de la legendaria capital.
Modestia aparte, aquí les dejo sus momentos más jugosos:

Primer mail de Juanjo:
…aún recuerdo aquellas tardes soplando vasos de cerveza junto al cementerio de Kensal Green. Te recuerdo como un tío agradable, de conversación fácil, y sobre todo bastante convincente, también excesivamente soñador (si la paradoja es admisible), un amigo, un tipo inteligente con el pelo melena azabache (¡qué épocas aquellas!) y una perilla graciosa, atractivo para las mujeres pese a su corta estatura, con una labia que indefectiblemente disipa dicha merma, ojos negros y profundos, sonrisa cautivadora, que fumaba marlboros y tenía una sonrisa cálida. Aún conservo las fotillos bebiendo juntos, ayer las vi. Te metí en el google y zas!!!
…soy abogado del Ayuntamiento de mi pueblo. De la municipalidad como decís vosotros.
¿Sabes que escribí un relato corto y un tal Nicolás Gadda Thompson era uno de los protagonistas? Claro, ¡cómo ibas a saberlo! Lo escribí en tercero de carrera, se llama "las hebillas del camino". Tal vez algún día te lo mande.
En fin, ¿que tal estás? Espero que todo te vaya bien. Te dejé en Londres con un libro en las manos: Archipiélago Gulag. Si no me despedí, seguro que ya me perdonaste... No lo hiciste porque sí te dije adiós, lo acabo de recordar.
Una vez llegó un teléfono a mis manos de dudosa procedencia, realicé una llamada al lugar más lejano que conocía en mi cerebro, y me cogió el teléfono tu hermana, una tal Guillermina. De esto hace ya casi diez años.
Yo me casé el año pasado. Espero a un hijo para el mes de mayo (se refiere al mayo que acaba de pasar).
Un abrazo, Nico.
Juanjo


Primer mail de Niko:
Tío, sí que me has sorprendido con este mail!!!
Debo admitir que aún no te reconozco, y me da mucha vergüenza en vista de que tú me recuerdas mejor que yo mismo hace 10 años.
Te cuento que ya no tengo aquella melena azabache (te adjunto una foto más actualizada... ríete todo lo que quieras), ni tampoco estoy muy seguro acerca de la “labia”, pero aún conservo mi estatura y mi espíritu excesivamente soñador (los golpes de la vida sólo han acentuado mi predilección por el refugio de la fantasía).
La verdad que ha sido un placer extraño e inesperado. Envíame una foto así termino de recordar quien eres.
Salud y euros, Niko

Segundo mail de Juanjo:
Tal vez sea una virtud mía, la de recordar a toda la gente con la que anduve, o a aquellos con los que en algún momento mantuve unas palabras.
Que tú no nos recuerdes ni a mí ni a Fernando, sólo tienen una explicación, pues si bien ha pasado mucho tiempo y tal vez las pistas que te ofrecí no despertaron los recuerdos buscados, a mi modesto entender deberían haber bastado; por lo tanto la respuesta es evidente: no causo huella. Sin embargo de ti me he acordado a lo largo de todos estos años multitud de ocasiones. La respuesta también es evidente. Tú causas huella.
O tal vez sea aún más fácil. Tú eres un guaperas y yo un tío más bien feo. Ante todo no pienses que soy maricón. No lo soy, joder no lo soy. Aunque si después de diez años un chalao me localiza vía internet y me describe con tanta nitidez, sólo pensaría: “¿Tanto rastro dejo?”, o “¡Menudo mariconazo!”
Recuerdo cuando te conocí, yo estaba echando un pitillo, y tú andabas pasando la aspiradora por la moqueta del antro. Luego por la tarde Fernando o yo o tú, nos acercamos carretera abajo al off licence más próximo y nos subimos unas cuantas latas de “cerocincolitros” de cerveza y así pasamos algunas tardes más durante aquel par de semanas.
Con posterioridad se nos unió un compatriota tuyo, que solía llevar un pañuelo rojo al cuello como si acabara de regresar de las fiestas de San Fermín, era parco en palabras y las pocas que escupía resultaban vacías; pero era un buen tipo, un corazón con patas, a veces se ponía un sombrero cordobés, y solía beber vino barato en lugar de cerveza, entonces sus sonrosados mofletes se volvían rojos del todo. ¿Ves, Nico? No recuerdo su nombre, tal vez sea porque también era muy feo, jajajaja… Me río... Jajajajajaja... Me vuelvo a reír.
¿Se llamaba Pedro? No lo creo. Con él si salimos una noche. Fernando, él y yo. Y pillamos tal cogorza en Fullham Broadway, que cuando llegamos al hostal en un taxi furtivo, se puso a vomitar como un cerdo por todo el coche. Recuerdo al negro gritando, que quién le pagaba la limpieza del buga. Joder, cómo se llamaba…
Una tarde intentaste enseñarme a jugar al "truco". Otra tarde me explicaste la diferencia entre el pueblo sudamericano y el asiático en cuanto a comportamiento e idiosincrasia. Dudo poder reproducir dicha diferencia, pero me convenciste, la mecánica lógico-deductiva junto a la sencillez del razonamiento eran plausibles.
De mí poco pudiste aprender, pero recuerdo que más de una vez nos reímos a carcajadas.
En cuanto a las fotos que me mandaste, el recuerdo que tengo de ti es fiel reflejo de la primera (pareces el líder Tupac Amaru), aunque he de reconocer que estás mucho mejor en la segunda (le das un aire a cambiaos). Sigues igual tío. La sonrisa es la misma. Me alegro.
Un abrazo. Tal vez en Agosto decida pasar a máquina los relatos que un día escribí. Te mandaré el que D. Nicolás Gadda Thompson protagoniza junto a un tal Carlos Zaid Álvarez Sandino.
Joder cuéntame algo de tu vida, tienes hijos, estás casado, a qué te dedicas, piensas venir a España, y sobre todo ¿tienes algo más escrito? Me gustaría leerlo. ¿Qué tal esos viajes por Bolivia? ¿Qué hiciste después de Londres?


Segundo mail de Niko:
Querido Juancito, ¡acabo de leer tus mails después de no revisar mi correo por casi dos semanas! Perdón por el silencio; espero no lo hayas interpretado como indiferencia. Por lo que a mi respecta, me sigues sorprendiendo con tus precisos recuerdos acerca de nuestros días juntos allá en las inglaterras. Si no dejaste huella en su momento, ¡ciertamente la estas dejando ahora, tío! Y es cierto que, aunque halagado, por un momento yo también pensé: “Menudo mariconazo", pero ahora me dan ganas a mí de serlo y así poder saborear tus palabras con el agregado libidinoso que tanto se merecen. En serio, ni las minas mas devotas me han dicho cumplidos tan bonitos. Se agradece.
Ahora estoy en la costa viviendo en lo de mi primo a pasitos del mar (enero del 2008). Mucho surfin y hacemos lo que se puede con las mininas, aunque me siento un poco mas verde que en otros años... En fin, no me quejo. Mi vida es sencilla y amena, por suerte y por ahora al menos. Después de Londres, hice unas cuantas cosas (aquí hago un escueto y aburrido resumen de mis actividades en los últimos años) y no, aún no estoy casado, aunque me esta dando prurito el tema de tener un hijo (o hija, claro). Supongo que encontrare compañera para ello cuando finalmente decida priorizar la estabilidad. Por ahora, puedo soportar un tiempo más, al menos hasta después de conocer el caribe: mi próxima y quizás última gran travesía solitaria.
Te mando un abrazo enorme y gracias de nuevo por tan gratos piropos. Saludos a tu chica y a Fernando si es que lo sigues viendo.
Adeus, Niko

Como verán, un recuerdo muy buena onda que lo levanta a uno de cualquier bajón, y muy personal también; por eso no estoy seguro de por qué lo estoy publicando en este hebdomadario... Sé que hacerme el canchero es una de las razones (después de todo soy un grosso y quiero compartirlo con ustedes), pero no es la única; ni mucho menos la más importante.
Al menos demuestra claramente la marca que podemos generar en las personas sin siquiera tener conciencia de ello. Que este muchacho escribiera un cuento con un personaje que lleva mi nombre, por ejemplo, para mí funciona como uno de los más maravillosos cumplidos que jamás alguien me pudiera regalar. El éxito, señores, tiene mucho más que ver con esto. Al menos para mí.

A ver si ahora entienden porque es que soy un perdedor.

Salud y mucho amor, Niko


P.D. Otro lance sin chiste gráfico del querido Mitzuca… no sé qué le pasa, pero váyanse acostumbrando.

¡Ah!, y no se olviden de…

www.lostresbufones.blogspot.com

2/9/08

Lance Hebdomadario XIV - AFORISMOS I, por Niko Gadda Thompson

Siempre concebí al aforismo como la forma literaria con mayor gradación de pedantería intelectual: profunda sabiduría en pequeñas frases. ¡Cómo si fuera tan sencillo! Personalmente, a lo largo de 15 años he venido llenado páginas enteras con estas “conclusiones” pomposas y pretenciosas. Jamás dije que yo no fuera un pedante pomposo y pretencioso. Pero lo cierto es que van saliendo solas y es algo que a todos nos pasa en mayor o menor medida. Algunos, simplemente, nos tomamos el trabajo de archivarlas. Qué se yo, por ejemplo estas en el bondi, acabas de leer algún artículo sobre el loquito de Adolf y su nacionalsocialismo y después de masticar los conceptos, depurar las boludeces y asociar el tema con otros paralelos, terminas pensando: “El artista se parece al dictador en una sola cosa: ambos necesitan de la aprobación de las masas, mientras que los demás se conforman con la aprobación de sus clientes.” ¡Y ahí lo tienen: un aforismo!
A continuación, la primera lanzada de pensamientos propios –como diría Pascal- a ver qué les parece. Ya aclaré que de pedantería esto tiene mucho. Sólo espero que no sea lo único:

· El gran error de la humanidad consiste en estarse siempre preguntando cuál es el gran error de la humanidad. Eso y los jeans nevados.
· La debilidad de los sistemas políticos no ha consistido en la rigidez de sus fronteras ideológicas -pues es allí donde puede intervenir el pragmatismo- sino en la estupidez, la invalidez moral y los trucos del inconsciente de aquellos que pretendieron llevarlas a cabo.
· Vivir es repetir la experiencia de tener, una y otra vez, nuevas sensaciones.
· El trabajo es la solución a dos de los problemas más cruciales de nuestras vidas: el sustento y el aburrimiento.
· Reivindico la igualdad entre los artístico y lo artesanal. Ambas son la misma cosa cuando se han hecho con ganas. Y cuando no, también.
· Un buen artista es aquel que subordina el talento a la vocación. Más que ser bueno, hace falta querer serlo.
· El arte es efímero por naturaleza, y eterno por mérito propio.
· La infidelidad no es tanto un tema de tentaciones pasajeras sino más bien un problema de alcobas descuidadas. Si las parejas formadas tuvieran mejor sexo, de seguro habrían menos cuernos en nuestra sociedad.
· Si tu pareja te deja, tenés todo el permiso del mundo para sentirte un fracasado. Si no lo superas, sos un fracasado.
· Es la misma y desdichada obsesión humana por saber si somos algo más que simples seres mortales la que, en definitiva, nos define como tales. Ni los dioses ni las bestias se hacen semejante pregunta.
· Sucede que somos lo que nos sucede, en tanto nos sucede por lo que somos.
· No es tanto la cara que uno tiene, sino la cara que uno pone.
· La intuición responde a las preguntas que jamás nos hemos formulado.
· Las mejores historias son las que nos cuentan cómo somos, no las que nos dicen cómo tenemos que ser.
· Los únicos que tienen justificado el ahorro son los holgazanes y los únicos que sobreviven al despilfarro son los emprendedores. Si no eres ninguna de estas cosas, dedícate a gastar lo que ganas y no procures más.
· Que los tropiezos sirvan al menos para echarnos unas risas.

Bueno, ya. Que tampoco los quiero saturar con estas cosas.

Recomendaciones bufonáceas

1) Si estas arto del skate, la tablita de surfin, el esnoubor y los patines que usa Marley cuando se pasea con su novio por la rambla de Miami, copate con lo último en imitaciones anatómicas del reino animal. ¡Las “Jumping Stilts” te van a volar la peluqueta!:
http://www.youtube.com/watch?v=hTVRfwas7Hk

2) Miren este desmadre padre en un viejo recital de los gansos y las rosas. Presten especial atención a la “voladita” de Axl del comienzo. Todo un calentón este muchacho. Pero qué carisma, por dios, ¡qué carisma!:
http://www.youtube.com/watch?v=d5nDsKgI_zQ&feature=related

Salud y mucho amor, Niko

P.D.: En esta oportunidad Mitzuca no nos va a deleitar con uno de sus chistes –según aclara, no se le está ocurriendo nada que valga la pena- pero sí tiene para convidarnos uno de sus primeros dibujos publicados en “El Bonsái Erecto”, equivalente japonés –y clandestino, por supuesto- de la revista Playboy allá por los años 50, en la que colaboró por correspondencia durante más de 5 años. Exageraciones aparte, en esta entrega Mitzuca sugiere algunos astutos tips a la hora de lubricarse. Los que sepan el idioma nipón, notarán que es cualquiera.