20/6/09

Lance Hebdomadario XXI - RASPUTIN´S TRIPOD, por Mitzuca Chinycó

Qué es la amistad sino una larga conversación mantenida en el tiempo.
Mori Ponsowy


La niña que tiró la posta en seis minutos y medio

En 1992, Severn Suzuki era miembro de ECO (Environmental Children´s Organization), una ONG de Vancouver que ella mismo montó con sus amigos. La organización se dedicaba a alertar sobre los riesgos de la contaminación, el calentamiento global y esas cuestiones ecológicas que en aquel entonces recién empezaban a ponerse de moda por la tele (me acuerdo de la pelotuda de Cris Morena en Península de Valdez mostrando a cámara sus manos manchadas de petróleo y poniendo una simpática carita de asco que daban ganas de arruinar a golpes con el reverso de una pala). A partir de dicha labor con ECO, este grupo de niños de no más de trece años pudo recaudar el dinero suficiente para que tres o cuatro de ellos pudieran viajar a Brasil y participar en una conferencia de la ONU que allí se estaba dando. Aquí les dejo el discurso que Severn pronunció en dicha conferencia. No hacen falta más aclaraciones. La niña lo dice todo:

http://www.youtube.com/watch?v=DLV6jaZFLro&feature=related

Desde entonces, Severn –ahora de apellido Cullis- ha dado conferencias por todo el mundo sobre temas sociales y medio ambientales. ¡Y encima está más buena que el dulce de leche la canadiense! Una grossa total.


Nueva sección:
HISTORIA Y DESOPILIA
Pequeñas perlas de la prensa antigua

Los automóviles – Diario “El País”, 16 de noviembre de 1901

La intendencia tiene el propósito de reglamentar inmediatamente la circulación de los automóviles en el municipio (Buenos Aires), a fin de evitar los peligros que pueden derivar de los extremos imprudentes a que se entregan algunos aficionados a esa clase de sport. Al efecto ha pedido al consejo le devuelva un proyecto que en dicho sentido fue enviado hace algún tiempo, pues la seguridad de los transeúntes aconseja en este caso, prescindir, si es preciso, de algunos requisitos, aunque sean legales.

(Extraído de los archivos en microfilm de la Biblioteca del Congreso)

Imaginen una época en la que al auto se lo llamaba “automóvil” y no solo eso: ¡Se lo consideraba una “clase de sport”! Da que pensar, ¿verdad?
Tal vez en cien años estén todos a full con los powerskips y halla que inventar reglas de tránsito específicas para que la gilada no se la pase estrellándose entre si.
Mundo loco este, che.


Rasputin´s tripod, por Mitzuca Chinycó

Existen personajes célebres por el tamaño de sus hazañas (Gandhi, Chaplin, Maradona, el Teto Medina) y personajes célebres por el tamaño de su poronga (Rocco Siffredi, Johnny Trozo, Niko Gadda Thompson), pero pocos han sabido ser, al mismo tiempo, célebres por sus hazañas y célebres por el tamaño de su poronga. Un “miembro” más que célebre de esta pequeña elite histórica es el siniestro y poderoso Rasputín.
Muchos de nosotros recordamos con temor y simpatía al personaje de “Lucha Fuerte” -un gordo con rulos y pinta de tremendo choborra que pertenecía a la troupe de los malazos- pero a no confundirse; aquí vamos a hablar del verdadero Rasputín, aquel ruso desquiciado que se las daba de monje místico, aconsejaba a la zarina Alexandra (mujer del famoso Nicolás segundo) y organizaba tremendas orgías en los salones del Hermitage haciendo alarde de su membresía en la secta “jlysty”, es decir: alguien dispuesto a cometer los mayores pecados ya que, según esta filosofía, el mayor placer de Dios consiste en perdonar a los más grandes pecadores... ¡cualquiera, Raspu!
Su vida estuvo llena de extremos y matices, aventuras, goce y también mucho sufrimiento. Y su muerte es la frutilla que descansa sobre el flan mixto de su existencia (mientras escribo esto se me hace agua a la boca). En plena Primera Guerra Mundial y a pasitos de aquella revolución tan jodida que tiene que ver con Lenin y todo el bardo del comunismo, en la Rusia de la época había un quilombo de dinastías y conspiraciones que atentaban contra el futuro de la familia Romanov, los peces gordos del imperio. El entramado político y social (o sea, económico) de todo este embrollo es bastante complejo como para resumirlo aquí, pero digamos que había una facción que quería ver al monje bien muerto; entre ellos estaba el príncipe Felix Yusupov.
Las versiones en torno de esta famosa muerte son muchas y variadas, pero a grandes rasgos lo que se sabe con certeza es que el príncipe ruso invita a Rasputín a un banquete con la idea de agasajarlo y asesinarlo al mismo tiempo, pues tanto la abundante bebida como los suculentos bocadillos tenían la cantidad de cianuro necesaria como para matar a un batallón. Como nadie probaba bocado –estos rusos son medio giles para disimular- el monje tampoco lo hacía, hasta que pasado unos momentos –y sin mucha explicación al respecto- empezó a engullir despreocupado cual búfalo bulímico. Comía y bebía, pero el tipo no se moría… Entonces la versión oficial dice que el príncipe Yusupov juntó valor y le pegó tal tiro en el pecho que lo tumbó en el suelo boca abajo. Sangraba y sangraba, pero el tipo no se moría… A los pocos minutos del disparo, el búfalo bulímico se levantó furioso de un salto y se trenzó en batalla con el príncipe, quien logró escapar a duras penas. Rasputín, entonces, se escabulle por una puerta secreta que daba al patio exterior. Cuando llega a éste (la cena se había montado en uno de los sótanos del palacio) lo estaban esperando unos cuantos guardias. Le dispararon y le dispararon hasta que cayó nuevamente. Pero el tipo no se moría… Tuvieron que arrojarlo a las heladas aguas del río Neva a ver si se ahogaba el maldito cabrón. Y finalmente se murió.
La leyenda cuenta que su corazón y su miembro viril fueron extirpados, y un museo erótico en Rusia asegura tener el pito de Raspu entre su vasta colección de chanchadas. Toda esta historia viene porque encontré la foto de la supuesta poronga. Se las dejo junto con una foto del chabón para que vean la cara de loco que tiene y también les dejo una del príncipe pero más que nada para que vean el flasherísimo atuendo de su mujer, la princesa Zinaida Yusupova. ¡Estos rusos sí que estaban de la cornetoidea!

Recomendación al paso
Aqualactica

Una exquisita explosión de cuerdas electroacústicas.

La banda está compuesta por tres hermanos en sus veintes –Risko, Nagual y Jaspe- y el padre de los chicos –conocido como el Gato- quien además es su mentor y maestro. Hace más de cuatro años que ensayan, arreglan y vuelven a arreglar los temas que originalmente fueron compuestos por el viejo, más de quince años atrás. La onda que tienen entre ellos, teniendo en cuenta que son familiares (encima de artistas), es realmente admirable; algo muy raro de ver en nuestro histérico e histriónico entorno citadino.
Pues la verdad que la rompen, sin ir más lejos. Les dejo la página (
www.aqualactica.com) pero también pueden chequear algunos temitas completos en myspace.


Catálogo de la amistad, por Niko Gadda Thompson

En nuestros tiempos aprendimos a someter la amistad a lo que suele llamarse las convicciones. Y lo hacíamos con el orgullo de actuar con rectitud moral. Es necesaria una gran madurez para comprender que la opinión que defendemos no es más que nuestra hipótesis favorita, a la fuerza imperfecta, probablemente pasajera, que sólo los muy cortos de entendederas pueden tomar por una certeza o una verdad. Contrariamente a la pueril fidelidad a una convicción, la fidelidad a una amigo es una virtud, tal vez la única, la última.
La amistad que está sometida a un interés superior a la amistad, no tiene nada que ver con la amistad.
(Milan Kundera)

Les proporongo algo: A continuación arranco una lista de los distintos tipos de amigos que uno puede tener en la vida. ¡Anímense a continuarla si son guapos! Aquellas ocurrencias que valgan la pena, serán publicadas en el próximo lance.

Están los amigos de todos los días, aquellos con los que –en determinadas épocas de tu vida- se vive una especie de adicción afectiva; comen juntos, juegan juntos, salen juntos, boludean juntos y hasta se aburren juntos. Amor “coartado en su fines”, lo llamaría Freud; como una pareja pero sin romanticismo ni sexo (ahí entraríamos en una categoría completamente distinta). Una versión más adulta –es decir, menos intensa pero bien prolongada en el tiempo- podría definirse como la descripción “base” de la amistad.
Están los amigos que ves tres veces por año pero existe tan buena conexión entre ambos que cuando se reencuentran sienten como si hubieran estado jugando a la play, hablando de minas-fútbol-música-más minas-horticultura y coproduciendo unas borracheras padre durante toda la noche anterior.
Están los amigos-novia que se ponen celosos de tus amoríos, de tus otros amigos y te llaman para reclamarte que no los llamas.
Están los amigos que nunca te juzgan, y están los que se juzgan por ser tus amigos.
Están los conocidos que creen ser tus amigos y están los amigos que sentís como hermanos.
Están los amigos “elegidos” y los amigos “hereditarios”. Los elegidos los conoces en el club, en un recital, en un asado de otro amigo que hizo popurri de amigos con amigos de diferentes ámbitos. Es decir, los amigos que uno elige tener y conservar. Con los hereditarios, en cambio, sucede como con tus familiares sanguíneos: simplemente estaban allí, alrededor tuyo. Se trata de los pibes que conociste en lugares como el cole, la facu, el laburo o la cárcel. Por obligación social (misma clase, mismo cubículo, misma celda) tuviste que compartir con ellos varias horas al día y –de manera más bien fortuita- hicieron buenas migas. La intensidad y calidad de estos dos tipos de amistades varían en función del caso; ninguna categoría es necesariamente más efectiva que la otra.
Están esos primos o tíos que son tan copados que no alcanza con sentirlos parientes; definitivamente son amigos. Con los abuelos sucede algo distinto; ellos son los amigotes adultos de tu infancia.
Están esas parejas sustanciosas que además de serlo son también un poco los padres, hijos, tíos compinches, tatarabuelas y, por supuesto, amigos de uno.
Están los amigos de tus amigos, que no son tus amigos, pero que bien podrían serlo alguna vez… a menos que seas del tipo de los “amigos-novia”.
Están los amigos de sí mismos y de nadie más; esos son los que después terminan como villanos en las historietas.

Amigos los hay de todo tipo. ¡Eso ni que hablar!

27/5/09

Lance Hebdomadario XX - ESCRIBIENDO PARA VARIAR, por Niko Gadda Thompson

“Preparate para todo y después sorprendete de lo que sea. Y nunca rechaces una invitación a un viaje inesperado; son clases de baile de dios.”
(Simón Ingouville)

Ya llegó el número XX, locooo!!!
Pensábamos que no llegaríamos nunca, pero aquí está. Eso es lo que pasa con los bloqueos creativos. Son como la resaca: duelen un huevo y uno cree que nunca se van a terminar. Pero la frustración artística ya es cosa del pasado –al menos por el momento- y aquí los tienen a Los Tres Bufones vivitos y culeando más pispiretos que nunca.
¡Adelante, mes amis!
Tomen asiento, préndase un churrito –o lo que sea que los ponga de buen mood- y a gozar con esta nueva edición del Lance Hebdomadario.


Playing for change

Este es un mail que mi tío Pepe mandó el otro día a algunos de sus amigos como respuesta a una de sus más grandes preguntas personales. Inspirado en un maravilloso proyecto musical llamado “Playing for change” en el que colaboraron artistas de todo el mundo, Pepe nos dice lo siguiente:

Muchas veces me he preguntado por qué soy músico y a través de los años encontré un par de razones que en estos videos que les mando veo claramente reflejadas.
La más importante ha sido que en medio de tantas catástrofes que suceden en el mundo con los niños -maltratados, esclavizados, muriendo en la miseria, peleando en guerras, violados, olvidados, enfermos, abandonados- de las cuales parecemos incapaces de evolucionar, he visto que sólo con la música -cantando, bailando, escuchando, tocando- esos mismos niños mostraban una sonrisa y felicidad (pasajera la mayoría de las veces, o única) tan abiertas, tan amplias, que me ruborizan, y solo por eso me valió la pena ser músico en mi vida.La otra razón es que gracias a la música he podido comulgar, comunicarme, expresarme, emocionarme, compartir, aprender, ser más libre y humilde, y muchos etcéteras, compartiendo música con gente de muchas culturas del mundo y sentir que son mis hermanos, emocionarnos, conmocionarnos juntos, sin necesidad de hablar ni explicar.Y lo que tengo claro es que nunca fui músico para ganar dinero, aunque bien me vendría trabajar más para estar más fuerte. Un abrazo y gracias por permitirme ser músico.
Paz para todos y felicidad compartida, Pepe

En abril del 2008, Mark Johnson y Jonathan Walls estrenaron en el Festival de Tribeca este nuevo documental titulado “Playing for Change: Peace Through Music” un movimiento multimedia creado para inspirar, conectar y conseguir un poco de paz a través de la música. Aquí les dejo una de las tantas perlas de tan hermoso trabajo. Disfruten de:

http://www.youtube.com/watch?v=fgWFxFg7-GU

Un poco acerca de Pepe
Mi tío vive en Tenerife (Islas Canarias, España), es un músico de la puta madre y un legendario surfista que aún hoy –con sus casi seis décadas encima- le saca chispas al oleaje. Si quieren ver algo de lo que hace con su exquisito talento, pueden empezar por acá:

http://www.myspace.com/pepecamposmargrande


Molesta es la sensación de saberse muriendo. Si la cosa es rápida o dura toda una vida, da lo mismo; la situación resulta igualmente trágica. La razón de esto reside a la vera de nuestras más autóctonas creencias. Oculto pero confiado, se agazapa el convencimiento de que nada hay más allá de esta estúpida existencia.
(Vincent Von Streitsen, otoño de 1959)


Reply
Por Mitzuca Chinycó (en algún momento entre el 01 y el 02)

Antes que nada, déjame decirte una cosa: Si tu alma está negra, mi querido amigo, es porque ella misma ha sido tu negro verdugo. Eres víctima de ti mismo. Nada más. Todos los grandes lo son.
Y te voy a ser sincero: creo saber a que te refieres con lo del “infantil llamado de antaño”; no hace falta aclaración al respecto. Lo que sí me pregunto es cuáles de todas ellas son las que te han sido respuestas, y más aún, cuáles son las que nunca siquiera te fueron formuladas.
Siento que me has sobreestimado, y me avergüenzo por ello; no cubrí tus expectativas. Has logrado intrigarme realmente, pero no me atrevería a jurar más sobre el asunto. Y tal vez sea un cobarde, pero le echo la culpa al tiempo y la distancia (al final todo es una cuestión de tiempo y distancia, ¿no es así?). Es aquí donde me doy cuenta que hemos creado un nuevo arte tú y yo: el arte de escucharnos. Y es extraño este arte, extraño y maravilloso. Y lo extraño. Me es imprescindible.
En fin, aquí estamos; viviendo en el todo, siguiendo este gran viaje hacia la nada. Y los monstruos siguen asechando.
¿Qué se hace? “Mas sea verdad o sueño, obrar bien es lo que importa. Si es verdad, por serlo; si no, para hacer amigos…”

Ánimo, colega, tal vez mañana despertemos.



SIN SEGURO
Por Vincent Von Streitsen

El fundamentalismo es una dictadura de la mente, mientras que una cultura viva es una exploración y representa nuestra interminable curiosidad sobre nuestra propia extrañeza: la sabiduría es más importante que la doctrina; la duda es más importante que la certeza. El fundamentalismo implica la falla de nuestro más significativo atributo, nuestra imaginación. (Hanif Kureishi)

Compadezco la seguridad. La seguridad extrema, fundamentalista. La seguridad de creer saber lo que por definición nunca podrá asegurarse. La seguridad del que juzga gratuita y definitivamente sobre los misterios más ocultos del universo como si la simple repetición –creyéndola sagrada - bastara para justificar nuestro prefabricado convencimiento.
Todos podemos opinar, eso está muy bien, pero no podemos asegurar nada en base a esa conclusión que rehuye de las contradicciones y confunde los desafíos de la trascendencia personal con las comodidades de la sugestión impuesta, en el fondo por uno mismo.
Las fronteras de la certeza se impermeabilizan para satisfacer una necesidad que nos parece vital: la tranquilidad que nos significa sentirnos seguros, protegidos de la perplejidad, la muerte y el vacío. Pero tarde o temprano debemos afrontarlo: la seguridad no radica tanto en la aceptación de las cosas como en su comprensión.Y la verdadera comprensión involucra la duda. Pues el hombre podrá aprender del mundo, pero jamás lo aprehenderá del todo. No existe lugar para la totalidad. Somos parciales por naturaleza. Solo sabemos qué poco sabemos, si al menos eso nos dice algo.
Y es por ello que compadezco a los que se dicen súbditos de su seguridad. El engaño y la negación siempre estarán rondando sus vidas, taponando, obstruyendo, reprimiendo lo que no quisieron comprender y que ahora está crecido, se ha puesto enorme y es algo monstruoso.

Mejor nos vale tomar, cada día, pequeñas dosis del amargo veneno, que acabar temblando, moribundos, en algún rincón del sendero, con la mirada perdida en el suelo y el terror como la última verdad.


Oda al enemigo, por Margarita Pinto

Qué dulce es el perfume de tu llanto
Qué frescura se respira en tu dolor
Tus lágrimas me inundan de alegría
Tus penas alivian mi prisión

Soy tu más dulce pesadilla
Tierno ser plagado de crueldad
Mi descanso es tu tormento
Tu muerte mi felicidad



Carta de amor a una psicoanalista, por Mitzuca Chinycó

No sabes lo difícil que se me hace escribir estas líneas, morena de mis sueños. Contigo como su destinataria, me siento cual si fuera la mismísima lupa del gran Sigmund la que está sobre mis espaldas. Cualquier cosa que diga se puede interpretar a mi favor, ¡pero sobre todo se puede volver en mi contra! ¿Y sabes qué? Toda mi conciencia se acelera ante semejante tarea; me siento tan conmocionado como en la antesala de una difícil carrera. ¿Te estarías refiriendo a este tipo de sensación cuando me dijiste que yo te “intimidaba”? En todo caso, morena de mis sueños, tú consigues ponerme en ascuas.

¡Por el amor de Jung! ¡Qué pasa conmigo! El sujeto enamorado flaquea ante el sujeto amado y comete errores por miedo a cometerlos… ¿Acaso por debajo de mis manifestaciones cotidianas existe una conducta reprimida cuyo motor inconsciente estaría orientando una irrefrenable compulsión hacia ciertos equívocos? ¿Será que lo mío es patológico o no soy más que otra víctima del estancamiento psíquico en la negación de que “el sujeto amado no es un sujeto posible de la realidad”?

¿Eres un sujeto imposible, morena de mis sueños? Tú que te condensas y te desplazas a gusto y piacere por los pasillos de mi subconsciente como la madre de todos los imagos asociada por mi aparato psíquico. Tú que devoras sutilmente el contenido latente de mi frondosa libido cual diosa tanática de la voluptuosidad.

Si esta incertidumbre intolerable es la única respuesta posible al intento por aprehenderte, mi dulce desconocida, que estas presente y ausente al mismo tiempo, que prometes y decepcionas, que seduces y rechazas, que exaltas la fantasía y luego te alejas, pues entonces no soy más que un previsible patrón de conducta lacaniano, otro estúpido más infectado de irracionalidad química en busca de una vana redención. Las causas y las consecuencias se confunden y condensan en una abigarrada pelota de disparadores asociativos.

Si tus propios condicionamientos -al menos la que tú crees tener- te impiden enfrentar ese gran temor a la soledad y por eso tan sólo toleras las relaciones parciales pero seguras y carentes de verdadero afecto, aquellas en donde existe un marcado control de uno sobre el otro y en las cuales está comprobada la imposibilidad del abandono, mis sentimientos hacía ti desembocarán en un terrible y fútil tormento.

Tus relaciones son superficiales y de carácter transitorio. Yo soy un neurótico sin remedio que se enamora de todas y sobre todo tiene dudas. Tú te aburres muy pronto y vives con el miedo de “lastimar” al otro. Mi ego es tan grande que no soporta la idea de que me puedas rechazar.

Si estás contenida allí donde estás, y yo no marco ninguna diferencia, no caben dudas: lo nuestro ha terminado.

Esta carta se la robamos el otro día a Mitzuca de su “Cajita de papeles prohibidos”. Como pueden comprobar, el japonés tuvo sus pasiones. Al parecer fue escrita en Londres y está fechada el 13 de marzo de 1963, pero nunca fue enviada… Debe sentir mucha intimidad por este pedazo de papel. ¡La bronca que nos va a echar cuando la vea publicada! Todo sea por nuestro público.

En fin, aquí termina este Lance número 20/XX/veinte. Esperamos que lo hayan disfrutado y relean los anteriores o algo, porque no sé cuándo volveremos a lanzar.

Salud y mucho amor, Niko

10/3/09

Lance Hebdomadario XIX - COME BACK por Niko G. Thompson

Sobre las aguas, la creación y los reencuentros
Antes, el mar era nuestra divinidad, era la reina endiosada y caprichosa, altiva y cruel; hoy es la mujer a quien hemos hecho nuestra esclava.
(Pío Baroja, “Las inquietudes de Shanti Andia” - 1911)
Esta frase, acuñada al señor Baroja, se la oí decir al Capitán Barbosa (de hecho, suenan parecido…) en la tercera entrega de “Piratas del Caribe”. Se ve que alguien en la producción era un lector avezado. Y no es plagio, señores, aunque no aclaren la fuente. Más bien es un guiño, un pequeño homenaje “de autor a autor” que algunos colgados en el medio logramos descifrar ya sea por erudición o por azar (mi caso, por supuesto). Algo que, de seguro, el mismo Baroja habrá tenido la ocurrencia de hacer con algún otro creador de su deleite.
Existen nerds que se encargan de descubrir y publicar todas estas conexiones; se los conoce como… ni idea cómo se los conoce pero están ahí, en sus cuevas bibliotecarias, con sus anteojos culo de botella y esa sonrisa en el rostro de los que viven con pasión haciendo algo que disfrutan. Superflua o no, sus logros son el resultado del amor que sienten por las letras y, en algunas ocasiones, de la frustración por la falta del propio talento creativo. Por eso dicen que los críticos, profesores y analistas literarios (lo mismo ocurre en el resto de las disciplinas artísticas) lo son, en definitiva, porque no son lo que más –pero que más- les gustaría ser. Es decir, creadores.
Y sucede que crear no es para cualquiera, mis queridos lancerillos, aunque siempre he sostenido firmemente que todos poseemos el potencial para lograrlo. El problema es que no todo el mundo es capaz de organizar sus vidas en función de la creación. Para ello se necesita tiempo, reflexión, inconformismo crónico, amistades caritativas y, sobretodo, un buen par de cojones. Se los digo yo, que no los tengo tan grandes.
El sacrificio del creador es muy abultado, aunque éste no lo viva como tal. El precio de hacer algo que nunca se ha hecho antes suele ser elevado; elevado en soledad, en esfuerzo ignorado, en privaciones mundanas y mucha, pero que muchas interrogantes sin aclarar. Al final trascienden los que perseveran, como la ranita en el vaso de leche. Si haces algo bueno –no sólo distinto- tarde o temprano alguien lo va a notar.
Y esa es mi apuesta, señores. Hacia allí me dirijo. Al menos es lo que intento… Les agradezco de corazón a todos por habernos acompañado a mí y a mis vejetes compañeros en la primera vuelta de esta aventura literaria que hemos dado en llamar “Lance Hebdomadario”.
Bienvenidos a la segunda. ¡Que cada uno coja un instrumento y a pallar se ha dicho, canejo!

Atte., Niko Gadda Thompson (miembro junior de Los Tres Bufones)

Gira, gira
El mundo ha envejecido nuevamente. Sucedió lo mismo con la partida anterior, la gestada por los romanos. Y tras ella vino el oscurantismo... ¡Sólo un mundo viejo y saturado como el nuestro puede llamar “oscura” a la época de renovación, de libertad, de simpleza que tuvo cuando, por fin, volvió a ser un lugar joven lleno de páginas en blanco!
Cuando este nuestro mundo -cansado de sí mismo- se extinga finalmente, una nueva era vendrá donde a las cosas oscuras se las llame claras y los alegres de espíritu reinen sin molestar.

Vincent Von Streitsen (Is. de Mikonos, Grecia - 1959)


Carta de lectores I

Este es un correo que nos envió el señor Pedro Guenaga a colación de nuestra última repartija de material recomendable, léase “The Story of Stuff” (http://www.storyofstuff.com/). Los que aún no lo han mirado, háganlo –manga de pajeros ignorantes- y así entenderán de que va este tío, quien no es tan sólo un hijo de vecino, sino un tipo de mundo, muy informado el cual es veterinario y trabaja como investigador en el INTA especializado en genética.

Te decía que me reconforta ver que estos tremendos problemas generados por el capitalismo global están tomando amplia difusión. La postura crítica a ese modelo socioeconómico, que aún nos domina ciegamente, está contenida en el concepto de "sustentabilidad", concepto muy claro y preciso pese a que su uso indiscriminado lo ha desvalorizado. Dicho concepto viene enriqueciéndose desde hace unos 30 años... No es nada nuevo; lo que sí es nuevo es la progresiva toma de conciencia de la gente, la última esperanza por volver a la cordura. El cambio climático es uno de sus efectos más dramáticos; la actual crisis financiera puede ser otro; la degradación del ambiente una cruel risotada del destino.
Algunos científicos sostienen que de seguir así las cosas, nuestros nietos podrían ser los últimos hombres en esta tierra. Suena exagerado, pero no me parece. Enfrentamos el dilema más grave de la historia del planeta. Creo que hay que informarse, reflexionar y tener coraje intelectual para cuestionar la mayor parte de las ideas que tenemos arraigadas.

Te mando un fuerte abrazo, expansible al resto de los muchachos. Pedro.

Carta de lectores II

Nuestro amigo Manolo nos pidió responder a esta dulce mujerona de la península ibérica que parece se conocen de otros tiempos. Los tres bufones le agradecemos compartir con nosotros el ida y vuelta de tan bellos gestos:

Rosa
tooo mug bueeeno el materiaa escojio, enhora buena uste, majo!!!como ziempre elije ussste lo mejjorcillo de su autoria de sumismo.pa tocar las castañuelas lo que ss cuchado!!!.que no tie que veee con la casta susana ni la castornudado.mi maj sincera congratulacio, rosa, la bailadoa.

Manolo
¡Pero que pue mucha gracia, santa mujé! Se le agradejco los cumplío de corazó y que tenga usté muy felise fiesta. ¡Que viva el sur, joder! Mandeme un salúo a lo gitano de aquella sus tierras, mi rosa, y a algú que otro payo de lo bueno que usté disponga pa que no se me ofendan en estas fechas. Salú, mi niña. ¡Y musha castañuela pa tó este loco mundo!

Manolo, el torero de nuestra santa Malaga

Aquí os dejo por ahora, mis payos.
Salú y musho amó, el Niko

27/12/08

UN ABOGADO POR UN ARTISTA, por Los Tres Bufones

“A nosotros, los de la selva, nos consta que el hombre es el más sabio de todos los seres creados. Pero, si diéramos siempre fe a nuestros propios oídos, nos convenceríamos de que es lo más tonto de este mundo.”

(Bagheera -la pantera- en “El libro de las tierras vírgenes”, de Rudyard Kipling)

“Los dignos afanes por ganar nuestro sustento suelen alejarnos de los goces del espíritu y aun del cuerpo. Pueden ser entonces las vacaciones unos rincones floridos del tiempo, que el criollo despierto sabrá aprovechar para asomarse a los misterios del universo o para atropellar a alguna morocha. El amor y el conocimiento. No hay mucho más en la vida.”

(Mandeb, A favor y en contra de las vacaciones - A. Dolina, Crónicas del Ángel Gris)


En blanco, por Niko Gadda Thompson
Tengo la barba esponjosa. He de afeitarme.
Me pasé la mañana leyendo y tratando de instalar un aparato de esos que te ayudan a perder el tiempo con la triste promesa de no necesitarlo. Almorcé y me senté al sol a mirar como la brisa arrugaba la piel de la piscina. Escuché los sonidos cotidianos del barrio: los pájaros locales, los perros del vecino, el franeleo del viento entre los árboles, todo envuelto en un exquisito solecito de media tarde. Inmóvil por un rato, junté coraje y asomé mis miedos a la hoja en blanco.
Y aquí estoy, farsante una vez más; escribiendo sobre lo que hago cuando no estoy escribiendo.

Cositas lindas
Breve historia de Norteamérica.

http://www.youtube.com/watch?v=g0NdiIxuhdw

Gran compilado de gatos pa cagarse de la risa con un agregado muy especial: Rufus, el perro skater.

http://www.youtube.com/watch?v=Kxa0mnDj0bs&feature=related

Un abogado por un artista, por Vincent von Streitsen
Primero que nada, quiero aclarar que estoy cansado de escuchar decir a todo Edmundo que los artistas son sólo aquellos que practican las artes clásicas (literatura, música, pintura, etc.). Un artista es un creador, con toda la inmensidad que dicho concepto implica. ¡Y no se limita a nada! Nuestra necesidad bestial de expresarnos –manifiesta o no, todos la tenemos- emerge hambrienta y se estampa de cara contra la inocua Nada, ese cosmos de infinita pulpa, universo blanco y paralelo, hogar de todo aquello que está por ser.
El artista es aquel que sufre con placer el acto de arrancarse ideas para luego darles forma –la que sea y como sea- y así calmar el prurito compulsivo de la insaciable creación. Tan simple como eso…
Imaginar no se nos hace más sencillo con el paso del tiempo. Como todo en nuestro cuerpo, es un músculo que hay que alimentar. El artista es un obeso y a la vez un anoréxico de la imaginación, porque no tiene paz, no conoce la satisfacción de la mente en blanco, excepto cuando acaba de comerse una obra entera, o cuando acaba de vomitarse una de ellas.
Analogías rebuscadas aparte, hablo de imaginación no estoy pensando sólo en volar, viajar en el tiempo o tomar té con galletitas junto a Alicia en pleno país de las maravillas; crear es como jugar a la Playstation: se puede aniquilar tranquilo todo lo que uno quiera. Y si no, miren a la Reina de Corazones cortando cabezas a diestra y siniestra. ¡Vieja loca esa Reina de Corazones! Con el arte se puede descargar sin culpas –lo cual no es poco- toda la mierda acumulada en nuestros depósitos de deyecciones psíquicas. Y eso sí que es satisfactorio. Al menos práctico y, sin lugar a dudas, terapéutico.
Por eso no es chiste lo de “un abogado por un artista”. Después de todo, un tío pintando o tocando la flauta jamás le ha hecho mal a nadie. Al menos mientras lo hace.


¿Lo que?, por Niko Gadda Thompson
Mi paso por el mundo del periodismo fue sin duda fugaz y decepcionante. Yo estaba viviendo en Londres por aquel entonces y en mi primera entrevista de trabajo me tocó almorzar con la corresponsal, en aquella ciudad, de un importante periódico porteño. Allí fue donde me enteré que haciendo carrera con ellos – y esto sería lo mismo con cualquier otro sitio – tendría que esperar no menos de cinco años –incluso hasta diez- para gozar con el privilegio de ver publicada una simple “opinión” de mi autoría.
Mi decisión fue automática; nunca descarté algo con tanta rapidez.

Me cago en Metzinger, por Mitzuca Chinycó
El cubismo debería ser una etapa en la carrera pictórica del maestro Picasso, y no un estilo completo con una lista interminable de copistas fracasados. No sólo lo encuentro ridículo sino que, personalmente, me daría vergüenza basar todo mi esfuerzo y eventual reconocimiento profesional en la reproducción –a lo sumo desarrollo- de la acertada idea que tuvo otro tío. Perdón por el eructo con sabor a crítica fermentada, pero esto es lo que siento, señores.
No me quejo de las manchitas en sí, pues hay algunas muy bonitas. Ni siquiera es un tema de iniciativa personal, porque existe y hay mucha. La falta de autenticidad es lo que más me preocupa. ¡Lo único que me preocupa! Mientras tanto tenemos a la bohemia “in” contemporánea que no hace otra cosa que plagiarse mutuamente, llorar por un rincón en el Malba y vestir ropita super cool que ya se usa en el norte desde la temparada pasada.
Existen tantos buenos artistas sueltos y andrajosos por ahí sin nadie que los mime y los reconozca como Dios manda, ¡que se me encoge el corazón de sólo pensarlo!

Carta de lectores

Esto me lo mandó un melómano empedernido y viene a alimentar la info sobre Madame Baker, la negrita de St. Luis que cautivó al sofisticado París de los años 20:

La grandiosa Josephine, al ver el talento y carisma de un mulato guitarrista de las tierras del sur de América, no dudó en sumarlo a sus filas. Se acompañaron muchos años, los de mayor éxito de ambos, y sazonaron sus famas con un romance poco difundido pero intenso, como corresponde. Dos artistas únicos y, sobretodo, innovadores y llenos de talento. Josephine y Oscar Aleman, argentino y el mejor guitarrista de todos los tiempos. Al menos para mí.

Chin chin, Matute


Sólo para nerds y demás gente grossa
La civilización Yanomani, oriunda del Orinoco, cree que los seres humanos provenimos de gotas de sangre caídas en el barro fruto de una feroz lucha, justo después de la creación de la tierra, entre dos criaturas bestiales y gigantescas.

¡¿Existe acaso una metáfora más copada que esta para describir el origen de la humanidad?! Estos Yanomani sí que la tienen clara.
Los reto pues, mis entusiastas lancerillos, a compartir con el resto de la tribu las más locas y bizarras alegorías mitológicas que atesoren en sus arcas mentales. O pueden recurrir a Google, como hacemos nosotros, y encontrar alguna que valga la pena. Las mejores serán publicadas en el próximo número del hebdomadario. ¡A ver quién se la banca!

12/11/08

Lance Hebdomadario XVII - CHICHIS BUFONESCAS, por Los Tres Bufones

Aquí me encuentro una vez más, en los llanos de mi existencia. Sentado bajo el techo eterno de una infancia limpia y segura, cebo unos amargos con la vieja pava que me vio nacer. Estoy en casa. He vuelto. Es hora de escribir.

Mail de López
Se dice capilla ardiente, no ardienta.Se dice estudiante, no estudianta.Se dice adolescente, no adolescenta.Se dice paciente, no pacienta.
Pasemos el mensaje a todos nuestros conocidos argentinos con la esperanza de que el mismo llegue finalmente a la Casa Rosada para que, de una vez, Cristina termine de corregir a todas las personas que, correctamente, no la llaman “Presidenta”.
Saludos Mr. Gadda y no dejes de sorprenderme, sea lance del palangre o versión coleccionista de lápidas.

Mail de Niko
Le agradezco su misiva, don López, y espero no decepcio... Me imagino a Néstor en tanga y con unas copitas de champagne en la mano, paradito en el marco de la puerta con la patita levantada, diciendo con voz susurrante y una sonrisa tonta en la carátula: "¡Japi verdey, mister presidenta, japi verdey tu iuuuuuu!"
Auggjjjj!!! ¡Que asco!
Atte., Niko


Homenaje a las jollie femmes

Fieles a las pocas cosas que realmente nos interesan, decidimos en esta oportunidad hacer una pequeña distinción a la criatura más maravillosa del planeta después de la foquita blanca del ártico: la mujer. Pero no nos contentamos con cualquier tipo de mujer, sino que nos buscamos un tipo específico de “hembra fatale” –nos encantan las come hombres- gestado en un tiempo y un lugar igualmente específicos de nuestra Historia: la mujer parisina de los locos años 20.
En esta oportunidad, cada uno de los bufones seleccionó cuidadosamente a una dama en particular para simbolizar nuestro homenaje, y para ello utilizamos una serie de condiciones que a nuestro modo de ver las hermanan y glorifican por igual: las tres debían ser sensuales y seductoras, inteligentes, rebeldes, vanguardistas, bisexuales, amantes de los atuendos exóticos y por lo menos una vez en sus vidas haber mostrado sus tetiñas al asombrado público de la época.
La primera de estas divas fue la más exitosa farsa urdida por una pequeño-burguesa de la campiña flamenca. La segunda fue una escritora famosa, considerada la mejor de su época y la única de su tiempo en recibir un funeral nacional con todas las pompas que dicho evento merecía. La tercera fue una humilde morenita sureña del país del norte que cautivó a toda Francia con el estallido de sus muecas y la velocidad de sus caderas.

Lanceras y lanceros, con ustedes las grandiosas “Chichis bufonescas”:


Colette, por Vincent von Streitsen
Sidonie Gabrielle Claudine Colette (1873-1954), valiente escritora francesa de principios del siglo XX, fue también en sus años mozos una entusiasta bailarina del music hall parisino y con los años ganó varios puestos de prestigio académico (miembro de Academias y esas cosas) los cuales nunca habían sido otorgados a una mujer. Su obra se centra en las fortunas y desdichas del amor más bien “físico” y sus personajes son legendariamente marginales, putas y gigolós de la inigualable generación perdida.
Aquí, sin más preámbulo, les regalo estas bellas y sabias frases de su autoría rescatadas de los rincones olvidados de la santa y magna red:
· Cuando se es amado, no se duda de nada. Cuando se ama, se duda de todo.
· No es algo malo que los niños, ocasionalmente y en forma cortés, pongan en su lugar a sus padres.
· Adoro mi pasado. Adoro mi presente. No estoy avergonzada de lo que he tenido, y no estoy triste porque ya no lo tengo.
· Sólo hacemos bien las cosas que queremos hacer.
· La ausencia total de humor hace la vida imposible.
· El enfermo de amor, el traicionado y el celoso tienen el mismo olor.
· Los defectos de los maridos a menudo son causados por el exceso de virtudes de sus esposas.
· Ninguna tentación puede ser medida jamás por el valor de su objeto.
· Una mujer que piensa que es inteligente, exige los mismos derechos que el hombre. Una mujer inteligente, se da por vencida.
· El aburrimiento ayuda a tomar decisiones.
· Ser feliz. Es una forma de ser sabio.
· ¡Qué maravillosa vida que he tenido! Ojalá me hubiera dado cuenta antes.

Mata Hari, por Niko Gadda Thompson
Pocas mujeres han despertado tantas pasiones y sembrado tanto misterio sobre sí mismas como Mata Hari, la más legendaria espía del siglo XX. Algunos aseguran que aquella bailarina exótica aclamada en París, Berlín y Montecarlo, amante apasionada de un ecléctico conjunto de caballeros influyentes y supuesto miembro del contraespionaje, no era más que una mitómana compulsiva cuyas ínfulas e ingenuidad le hicieron perder el control de su destino hasta cobrarse la vida misma por quedar envuelta en un embrollo conspirativo en el epílogo de la Gran Guerra. Otros, sin embargo, confiamos en la autenticidad de su naturaleza y poco nos importa la veracidad última de sus anecdóticas peripecias.
Margaretha Geertruida Zelle nació el 7 de agosto de 1876 en Leeuwarden, Países Bajos, era la hija de un sombrerero y como señorita de la burguesía, su máxima aspiración social era casarse y criar hijos. Efectivamente así lo hizo, en Amsterdam y con un tal Rudolf Campbell McLeod. Pero el giro de esta historia se da cuando, por motivos laborales de Rudolf, la feliz pareja se muda a Oriente, primero a Java y luego a Sumatra. El choque cultural despierta en Margaretha una vitalidad jamás antes experimentada y en menos de los que grita un mono, la joven esposa europea se hace muy amiga de este nuevo y excitante universo paralelo. En seguida aprende el idioma, se viste de sus costumbres y se identifica con un pueblo que la despierta a la vida.
Sin embargo, donde hay dicha también hay tragedia. Las cosas ya no venían tan bien con su marido quien, alcohólico y frustrado, la fajaba como todo buen cobarde. Como si esto no bastara, tuvo dos hijos con él, y el segundo de ellos -el pequeño Norman- murió envenenado por la niñera. Así, la relación con Rudolf se terminó definitivamente y de vuelta en Europa perdió el juicio por la custodia de su hija debido, según un jurado de pacatos puritanos, a su libertina existencia.
La pupila de la aurora
Allí comenzó su segunda vida. Primero quiso ser en París modelo de modistos, pero no le fue muy bien. Tiempo después, regresó a la ciudad de las luces y, exagerando sus rasgos de por sí exóticos, se hizo pasar por una supuesta princesa de Java que gustaba trabajar de bailarina. Así fue como empezó a protagonizar espectáculos de danza donde alcanzaba la semi desnudez, una osadía poco habitual en aquellos tiempos.
Se dice que su primer benefactor fue el Barón de Marguerie, quien supo presentarla a la alta sociedad. En los soberbios salones y las cálidas terrazas de las mansiones parisinas, nacieron las fascinantes aventuras de la encantadora Mata Hari. Y en los burdeles y demás refugios de militares y políticos de todo el mundo, bailó su imitación de la danza oriental que tanto la había cautivado en su tierra adoptiva. Como todos los grandes personajes mitológicos de la Historia real, nadie sabe decir si ella era consciente de sus actos y artífice de las consecuencias, o si en realidad hacía conforme se daba la situación sin comprender demasiado el plano general de lo que le estaba pasando.
Relataba su biografía, de por sí inventada, de mil formas diferentes, hasta lograr que nadie supiera muy bien quién era realmente. Todo en ella rezumaba misterio, perfidia y contradicciones. Era la estrella neófita del momento. La diva que representaba todo lo excitante y prohibido en el imaginario occidental. ¡Y encima se involucró con la red de espionaje que envolvía a la Primera Guerra Mundial!
Cuando estalló la guerra, ella se encontraba en Berlín siendo la amante del jefe de policía de la ciudad, y un poco más tarde de Kraemer, cónsul alemán en Amsterdam y jefe del espionaje teutón. Éste último pensó en ella para conseguir información de los militares franceses, obviamente a cambio de importantes sumas de dinero. Mata Hari aceptó y se convirtió en la agente H-21. Pero la intriga y la ambición la convirtieron en agente doble. Se ofreció en París al capitán Ladoux, quien estaba al frente del Servicio de Espionaje y Contraespionaje francés.
La conspiración
El cuento oficial dice que los servicios secretos franceses e ingleses comenzaron a sospechar que la princesa trabajaba en realidad para Alemania y mediante una misión de prueba pudieron confirmar sus sospechas, descubriendo que la agente H 21 y Mata Hari eran una sola persona. Pero la trama se complica cuando un “detalle” muy difundido asegura que los alemanes, al decidir que este personaje les resultaba molesto, prepararon la muerte a manos del propio enemigo, tendiendo la trampa al contraespionaje francés para que asociaran a Mata Hari como un agente alemán. La jugada era perfecta. Enviando un mensaje comprometedor y cifrado con una clave, de la que tenían constancia que sus enemigos ya disponían el método de descifrado, provocaron que las autoridades de París creyeran sin reparos en la veracidad de toda la información interceptada. Todo este relato, sin embargo, está supeditado a la creencia de que los aliados sabían de la treta y aún así, por conveniencias políticas y “económicas” –le debían aún muchas comisiones a la víctima- decidieron matarla.
Detenida por la policía francesa cuando regresaba a París el 13 de febrero de 1917, fue condenada sin juicio previo. Dos días más tarde la ejecución de la misma se llevó a cabo en un alejado castillo de Vincennes.
“En cuanto a mí tengo que ser sincera. Mi vida y mis intereses lo garantizan. Hoy día en torno a mí todo se está cayendo. Todo el mundo me da la espalda, incluso aquel por el que yo hubiera puesto la mano en el fuego. Jamás habría creído tanto en tanta cobardía humana. Bien, que sea así. Estoy sola. Me defenderé. Y si debo caer será con una sonrisa de profundo desprecio.”
Perdonó al pelotón de fusilamiento, se negó a que le taparan los ojos y sonriendo se despidió de ellos agitando la mano elegantemente. Por alguna razón, 9 de los 12 fusileros erraron el blanco. A sus 41 años, Margaretha Geertruida Zelle, mejor conocida como la Mata Hari, moría fusilada injustamente.

Josephine Baker, por Mitzuca Chinycó
Siguiendo la línea de mis colegas de homenajear a mujeres valientes y revolucionarias del París de los años 20, mi elección va para esta muchachita de St. Luis que se metió a la Follie Bergere en su diminuto bolsillo, convirtiéndose así en la primera super estrella negra de la historia moderna. Conocida como “La Venus de ébano”, la carismática Josephine no era lo que se dice una belleza, pero poseía un encanto, una sensualidad y un sentido de la comedia tal que la hicieron única en su género. Y encima la guacha se meneaba como ninguna…
¡Pero basta de palabras! Aquí les dejo a la negrita en su salsa pa que la disfruten como dios manda:
Plantation: http://www.youtube.com/watch?v=MsXyDrf9HO0
El famoso “Banana Dance”: http://www.youtube.com/watch?v=wmw5eGh888Y&NR=1

P.D. Un saludo desde el más acá a Gertrude Stein y a Edith Piaf, otras dos locas de la guerra que al igual que las chichis homenajeadas en este Lance, supieron darle vida y motivo de charla a toda una generación de cansados trabajadores y soñadores frustrados que veían en sus figuras otra realidad. Aquí no hemos podido dedicarles el lugar que se merecen, pero cuento con que mis más aplicados lanceritos irán por su cuenta a las fuentes más cercanas a enterarse de quién carajo estoy hablando cuando hablo de Gertrude y Piaf.
Salud y mucho amor, Niko, Vincent y Mitzuca

Izq. a der.: Josephine Baker, Colette, Mata Hari

28/10/08

Lance Hebdomadario XVI - GEORGIE BOY, por Los Tres Bufones

Al filósofo francés Renato Descartes (1596-1650) le gustaban los buenos manjares. Un día tenía por invitado a un duque que, a la vista de la mesa tan bien provista de buenos manjares, exclamó: “¿Qué veo? También los filósofos aprecian los placeres de este mundo.”
Sonriendo, Descartes contestó: “¿Por qué no? ¿O cree usted que la naturaleza produce las cosas buenas solamente para los tontos?”


Pequeños momentos históricos, por Mitzuca Chinycó
Vicente Juarez del Chamuyo disertaba elocuentemente acerca de la poco conocida superstición euclidiana junto a su camarada y amigo Lord Donthinkson cuando, luego de un retórico giro de inaceptable coherencia, este último, no menos astuto que empedernido, le retrucó: “Sí, sí; todo lo que vuestra merced diga, pero el rictus del ojete duro lo hemos tenido todos.”
Así nació esa famosa aunque inelegante expresión la cual con los años fue variando hasta finalmente transformarse en la un tanto más protocolar “¿Quién no ha sentido miedo alguna vez en su vida?”, adaptada especialmente para las reuniones de salón.

La duda y la comedia, por Vincent Von Streisen
“Los hombres que, presionados por la fe por ellos profesada, se han vuelto como la madera y la piedra, nunca han gozado de mis simpatías. Puedo admirar teóricamente su inquebrantable tenacidad, pero no me gustan. Y aún diré más: yo me considero un hereje en todas las cosas.” (Gorki, escritor ruso)

Existen dos clases de indecisos en este mundo: los indecisos por naturaleza, aquellos que pululan por la vida tomando “grandes” decisiones (subgrupo que no pienso analizar aquí) y aquellos indecisos que lo son por exceso de conciencia. Esta segunda clase de individuo es en definitiva indeciso porque a la larga termina barajando demasiadas posibilidades, o lo que es lo mismo, reconoce en cada una de ellas una cierta porción de verdad irrefutable. Ninguna en sí es más clara o segura; la balanza no se inclina. Lo único certero termina siendo dudar.
Y no es un hecho casual que la duda esté relacionada con la comedia. Pues la comedia es el resultado estético y formal no sólo de la necesidad de reír, sino también de la necesidad que tenemos de mostrarnos indecisos. Como la realidad no es clara, nos reímos de ella. Dentro del chiste opino pero, enmarcada con humor, mi opinión – por contraste – deja de ser solemne. Y como la solemnidad es la altiva y sentenciosa chaperona de la falsa seguridad, mejor alejarse de ellas.

Va, creo.


MÁSCARAS

Grabado de Eva Farji y texto de Lorena Vazquez, amigas por correspondencia de Mitzuca.
Aclaración: estas chicas no son ficticias; existen más allá de nuestros dominios imaginativos y tienen su propio blog.

Hasta hace algunos años, estos trabajos de Eva se encontraban entre las invenciones más controversiales y conocidas mundialmente (recordemos que fueron la inspiración para la creación de las máscaras de goma espuma blanca –similares a la piel del hombre normal- que el gobierno español obligó a usar a los turcos y judíos con el objeto de borrar las diferencias). Sin embargo, la popularidad que alcanzan no es producto de la dudosa generosidad española sino que deviene de la controversia que se genera en torno a una reflexión del polémico F. Nietzsche:“(…) las máscaras de Eva son la culminación de mi obra. Para mi, son de lo más nietzschianas que hay (…)”Es este comentario el que daría lugar a una serie de debates filosóficos acerca de cómo debería escribirse la palabra “nietzschiano”, y si es ético reemplazarla por “nietzschero”.
Ruskin –quien extrañamente no es ruso- escribe lo siguiente:“Antes nos dedicábamos sólo a pensar y dejábamos la ortografía librada al corrector del Word. Sumado a nuestra babia constante, éramos unos verdaderos inadaptados sociales”Paralelo al revisionismo ortográfico que cambiaría las formas de filosofar conocidas, Engels encuentra en la obra de Eva un claro ejemplo de las diferentes máscaras que adopta el capitalismo:“…Tomemos las máscaras de Eva como ejemplo.”Tiempo después, el joven George Lukács, en su célebre Máscaras: el imperio contraataca, denuncia a la obra como “funcional al Sistema” al no retratar al hombre común.
La querella marxista se exacerba cuando se habla de la aparición de una supuesta tercera máscara. Un Horkheimer esclarecedor, recuerda: “Cuando discutían, Adorno y Benjamín parecían un matrimonio burgués. Estar en Frankfurt en esas épocas era insoportable para mí y mi psicólogo me recomendó alejarme de todo”.Según la tesis de Benjamín, la tercera máscara era la síntesis que nos conduciría hacia un mundo feliz y proletario. Adorno, en cambio, fanático de la dialéctica negativa, consideró que la máscara en discordia no era síntesis de nada y negó su existencia.En un intento por conciliar ideas y poner fin al conflicto que tanto lo traumaba, Horkheimer sugirió que las máscaras, en realidad, son perfiles de Eva para poder verse a sí misma desde una visión propia del Arte. Demasiado atrevida para su época, la idea es refutada por S. Hawking en su London Zoo Guide:“No hay nada que pensar, si fueran Arte estarían en un Museo. Peor aún, es ridículo suponer que son perfiles de Eva. De ser así, la pobre era un escracho.”

Comentario epistolar de Mitzuca:
Ese Hawkins sí que era un amargado insolente y de lo más reaccionario. Era tan obtuso el pobre viejo que en una exposición de Picasso lo acusó públicamente de ser un "grotesco latino agitador y sodomita", término este último muy en boga por aquellos tiempos. Lo recuerdo todo muy bien porque yo estuve allí, nadie me lo contó; Pablito lo miró a los ojos un momento y, sacando un crayón azul de su bolsillo, dibujó en la pared de la galería una máscara caricaturesca que reflejaba claramente las facciones del autor del "London Zoo Guide" y "Cosmic Bullshit", entre otros bodriazos filosóficos. Cuando terminó, el viejo le preguntó lacónico: “¿Y usted cree que con eso me hace algún daño?” A lo que el ilustre pintor le respondió: “¿Daño? ¿De qué me habla, buen hombre? Yo sólo pinto lo que veo. Son los tipos como usted los que se encargan de criticar." Y señalando el bosquejo recién hecho, terminó diciendo: "¡Aquí señores, mi última creación! Se titula: Retrato Evaniano de un viejo choto."
Las risas camuflaron la estampida del humillado Hawkins, a quien nunca más se lo vio por los rincones artístico de aquella "jolie" París de mediados de siglo.

Gracias, señoritas, por tan maravilloso blog (www.maquinaotra.blogspot.com). Los Tres Bufones celebramos la iniciativa.

Atte, Mitzuca Chinycó

Queridos bufones,
Mi cabeza venía rota de la última vez que intenté ser eficiente en mi trabajo, razón por la cual no pude dilucidar cómo habían llegado a nuestro blog (y esto es eso que se conoce como pregunta retórica). Lo importante es que, de seguir así, serán siempre bienvenidos.

Saludos y esas cosas, Lorena

Querida Lorena:La respuesta a tu pregunta retórica es otra pregunta retórica: ¿A quién carajo le importa??? Para serte sincero, no tenemos idea... un día nos llegó un mail con la promo de sus "Máscaras" y nos gustó mucho. No todos los días se encuentra uno con un escritor -o escritora- contemporáneo que valga la pena. Cariños y esas cosas, Niko


Homenaje al tío Jorge, por Niko Gadda Thompson
Damas y caballeros, hoy tengo el honor de presentarles al señor Jorge “Georgie Boy” Galindo, un verdadero maestro de lo bizarro; uno de los personajes más excéntricos, hilarantes y auténticos que haya tenido el placer de conocer. Un tipo al que muy poco le ha importado el “qué dirán” de la chusma mediocre; un tartamudo crónico que desde pequeño ha venido desarrollando un carisma de proporciones faraónicas; un cómico nato que ha sabido reírse de todos y de todo; un poeta guerrero cuya voluntad ha sido gobernada por sus propios caprichos y los de nadie más.

Oriundo de Mar del Plata, es uno de los primeros surfistas de nuestro país y uno de los pocos que en el exilio han reemplazado la trillada Europa por las fabulosas islas tropicales del Hawai. Allí vivió casi diez años y corrió olas de casi diez metros, entre muchas otras cosas. Músico de alma, se ganaba la vida tocando en bares y restaurantes de lujo. En una oportunidad, hasta tuvo que competir por el público contra el mismísimo Marley, quien hacía su bolo a unas pocas cuadras de distancia. Corrían los 70´s y la vida era maravillosa.

Jorge es primo de mi vieja y actualmente vive en las Islas Canarias con su fiel compañera, la dulce Leticia, y su hermosa heredera, la pequeña Rocío. Tuve el privilegio de su companía en dos momentos de mi vida, cuando andaba vagando por esos lares del planeta y fui gentilmente hospedado en el seno de su hogar. En ambas oportunidades me quedé con ellos al menos un par de meses, y fueron meses increíbles.

Aburrirse con Georgie Boy es imposible. Solía hacer las cosas más disparatadas con la parsimonia y naturalidad de quien pela una naranja. En un sus arranques aeróbicos, por ejemplo ¡“salía” a correr adentro de su casa!, ida y vuelta desde una habitación a la otra por el pasillo porque, decía: “En la calle hay autos, humo, sol, y esas cosas me desconcentran”. La gente no entendía o no toleraba su constante manejo de la ironía, y se apartaban de él temerosos y confusos. Amante del salmón rosado, la palta y el aceite de oliva, su relación con el mundo estaba siempre teñida de sátira y disparate. Hacía cemento con guantes y antiparras; andaba en juicio con un vecino porque el gallo de éste no le dejaba dormir por las mañanas; se sentaba en el piano y cantaba sólo en inglés, su idioma preferido, ya que con él prácticamente no se le traban las palabras. Y yo me convertí en su público permanente, su fuente de inspiración, aquel que festejaba con sinceridad sus ocurrencias. Fue él quien me enseñó que la vida es una gran broma pesada y que los que se ríen de ella resultan ser los más valientes.

¡Para ti este homenaje, querido tío! Que las musas del surrealismo te sigan acompañando y que nadie te desinfle la alegría de vivir.

Aquí lo vemos disfrutando del “Elastic Swimmer”, uno de sus más legendarios inventos –aún no patentado, por cierto- que consta de un intrincado sistema de arneses y cintas para atar la bici al techo del auto con el cual poder nadarte un eterno “largo” en la pelopincho de tu casa. Verdaderamente ingenioso.